Película Latte

Latte es una película del 2019 que recientemente se estrenó en la plataforma Netflix. Me parece que, además del entretenimiento, trae consigo una serie de mensajes que son de mucho provecho. En este artículo te hablo sobre ellos.

Latte es una pequeña erizo muy osada y valiente. Vive sola, pues lo que se comparte entre los erizos es que son solitarios, pero Latte desea con todo su corazón tener una familia. En la película expresan que su papá fue a un lugar del que nunca volvió, pero no se profundiza mucho más en su familia.

Lo que sí es que Latte, en medio de su necesidad de vínculos familiares, se inventa una historia para posiblemente compensar esta falta: que es una princesa. Nadie le cree (ni ella misma), pero la mantiene y incluso se presenta ante otros de esta manera. Quizás siendo una princesa obtendría la atención y reconocimiento que tanto anhelaba.

Por otro lado está Tjum, una ardilla que se vuelve fiel compañera de Latte. Forman el equipo perfecto, pues Latte tiene un empuje que Tjum necesita y él, por su parte, es precavido. Esta fusión les ayuda a emprender una aventura en donde tendrán que aprender a ser arriesgados, pero también actuar con mucha cautela.

El bosque donde viven ya no tiene agua, todas las familias se reúnen para buscar soluciones que se encuentran lejos de su alcance, pues la verdadera razón es que un oso, en otro bosque, se robó una piedra mágica que da agua a todos los bosques y aldeas.

Latte y Tjum deciden emprender el viaje en busca de la piedra mágica. Es un gran riesgo porque realmente no saben si existe, además se van sin una gota de agua y no conocen el camino. La verdad es que estos pequeños animales nos demuestran una vez que “quien tiene un porqué encuentra un cómo”.

Otro de los mensajes valiosos que pude rescatar de esta película es que tenemos la posibilidad de cuestionar e incluso acabar con conceptos que nos definen y en definitiva, también nos limitan. Es este filme había dos en particular: 1) los erizos son solitarios y 2) las ardillas son miedosas.

Latte y Tjum pudieron comprobar que esto no era cierto. Por su parte, Latte ganó una familia de ardillas que la recibió como un miembro más y Tjum demostró que podía ser valiente y enfrentar sus temores, que no era un cobarde, trayendo a su familia una nueva forma de percibirse.

Y tú, ¿ya la viste?

Autora: Valeria Razzi
Psicóloga
FPV 12091

4 comentarios

  1. Me encanta la parte en la que se encuentran con la rana, era bastante fea de hecho mi hija y yo pensamos que era mala… Pero juzgamos el libro por su portada y resulta que era buena y los ayudó.

  2. Deja muchos interrogantes, dónde está el papá de Latte, porqué el lince nunca habla?, la rana los duerme para evitar que corran peligro?, el abuelo espinudo llega a sentir afecto por Latte hasta dice que se siente extraño, Latte significa luna, ella mira a la Luna buscando la guía de su padre y curiosamente encuentra un escarabajo para comer. Ok. La hemos visto mucho mi hija y yo somos fans

    • Hola Crys! Totalmente, la película deja muchos interrogantes. En parte es positivo porque motiva a los chicos a sacar sus propias conclusiones y a llenar los espacios vacíos con sus teorías o simplemente lidiar con ellos. Con la rana creo que todos nos sentíamos un poco extraños, yo no terminaba de saber si iba a ayudarles o a causarles problemas, pero resulta que sí les ayudó (creo que aquí entra lo de “las apariencias engañan”). Gracias por tu comentario, un abrazo!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*